A menudo podemos percibir el mundo de los bienes raíces como un ambiente en el que solo unos pocos son capaces de desenvolverse con total naturalidad y de sentirse cómodos en su terreno, con conocimientos difíciles de adquirir y aún más complicado, de aplicar en el mundo real.

Pero no debes preocuparte, para iniciarte en el mundo de las inversiones en bienes raíces hacen falta otros dos elementos igual de importantes: el capital y la decisión. Si ya cuentas con estos puntos anteriormente mencionados, es momento de repasar los términos que no puedes ignorar para comenzar a adentrarte en este mundo del real estate.

Arrendador: Empresa o persona dueña de un espacio que lo ofrece en arrendamiento a otra persona

Arrendatario: Empresa o persona que paga una renta por usar un espacio por un tiempo determinado y con ciertas condiciones.

Capital: Activos (generalmente dinero) que se aportan a un proyecto particular para la adquisición de los activos propios del desarrollo. El capital representa el patrimonio del desarrollo.

Contrato de arrendamiento: Instrumento legal que formaliza la relación entre Arrendatario y Arrendador. Describe las condiciones de la relación, las obligaciones y derechos de cada parte.

Devolución de capital: Flujo que proviene de una disminución en la participación de un negocio o un inmueble. Dicho flujo puede originarse por la venta parcial o total de activos, o por disminuciones en el precio de venta de la participación en el negocio. En caso de una disminución en el precio de venta, la devolución de capital sería la diferencia entre el precio pagado inicialmente y el precio pactado al momento de formalizar la operación.

Fideicomiso: Operación mercantil mediante la cual una persona -física o moral- llamada fideicomitente, destina ciertos bienes a la realización de un fin determinado, encomendando ésta a una Institución de Crédito (fiduciario) a vigilar el cumplimiento de dicho fin. 

Intereses: El valor monetario del rendimiento de un proyecto, que será depositado en el plazo establecido. 

Inversionista: Persona que entrega dinero para un proyecto con el fin de obtener un rendimiento a cambio (interés). 

Plazo: Tiempo durante el cual el dinero o inversión está comprometido y al final del cual recibirá el pago del capital y los intereses. 

Retorno: Se refiere al rendimiento de la inversión, normalmente medida a través de una tasa de interés. 

Tasa de absorción: La cantidad de tiempo en el que un espacio rentable, en metro cuadrado, es ocupado, o un estimado de la tasa en la que los inmuebles para la venta serán comprados. Por ejemplo, si un área geográfica particular tiene 2,000 hogares para la venta y 200 son compradas cada mes, el área tiene una tasa de absorción mensual del 10%.

Tasa de interés: El beneficio obtenido al prestar un monto específico de dinero o el costo a pagar por el uso de capital ajeno, durante un plazo determinado, expresado en % respecto al monto de capital. Normalmente se presenta en términos anuales.

¿Ahora que ya estás más familiarizado con los términos relacionados a la inversión inmobiliaria consideras que estás listo para invertir?

Conoce Agwa Bosques, un proyecto que te ofrece departamentos de 2 y 3 dormitorios desde $7.7 MDP en una de las mejores zonas de la ciudad: Bosques de las Lomas, con una gran plusvalía y múltiples beneficios, ya que aún nos encontramos en etapa de preventa. ¿Quieres conocer más sobre nuestro proyecto? Visita https://agwa.mx/